sábado, diciembre 16, 2017

COLEGIOS PARROQUIALES



                Colegios Parroquiales.
El P. Juan escribe:
Cuando llegamos a Chile solo pocas parroquias contaron con un colegio propio. Existían algunos gracias a un legado. Pero generalmente sufrían una existencia precaria a causa de la escasez de recursos para su mantención o extensión. Sin embargo, hasta en los lugares más remotos, se encontraron escuelas públicas, aunque muchas veces de condiciones pobres. Por lo menos existía la oportunidad para los padres para que sus niños aprendieran leer y escribir. Estas escuelas eran todas estatales. También en localidades muy apartadas el Estado abría escuelas pequeñas y dio estímulos a profesores para dar clases en ellas al aumentar su salario con un aporte complementario por asignación de zona y al ofrecerles, después de un determinado número de años de servicios, un puesto de trabajo dentro de una localidad más favorable.
Cuando se quería comenzar con un colegio particular no fue difícil conseguir el permiso. Sin embargo, su realización fue sumamente difícil por la falta de subvención y la rivalidad por parte de escuelas estatales. En tiempo del presidente Gabriel González Videla (1946 – 1952) se dictó una ley educacional que proporcionaba subvención a escuelas particulares, siempre si respondieran a las exigencias por parte del Estado. Se determinó que la subvención consistiría en la mitad de lo que el Estado gastaba en cada alumno de la escuela pública. Esta subvención iba a ser cancelado en un solo pago al final del año escolar. La subvención iba a ser calculada de acuerdo con el número de alumnos y la totalidad de los días asistidos por cada alumno. Faltar a clases producía consecuencias negativas y era favorable tener clases numerosas. Cuando se conoció la Ley, el Obispo de Puerto Montt invitó a los sacerdotes a examinar las posibilidades de abrir una escuela parroquial. Las primeras impresiones eran favorables. Si se llevara una administración cuidadosa de los fondos, se podría acumular un pequeño capital para días difíciles en el caso que alguna vez la Ley iba a ser suprimida. El obispo nos animó para comenzar un colegio parroquial, donde fuera posible. Debíamos evitar entrar en conflicto con las escuelas públicas y comenzar en aquellos lugares en que existía oportunidad insuficiente para la enseñanza. Más adelante, sin embargo, se comprobó, que muchas ilusiones se hicieron humo a causa de tantas exigencias impuestas por la Ley.
La primara necesidad era un local apropiado. En aquellos lugares donde la parroquia disponía de un salón parroquial, este podría ser utilizado para uno o dos cursos. En Calbuco se comenzó con dos colegios, uno en la localidad de Aguantao y uno en la de El Rosario. En el primer pueblo no existía ninguna escuela aún y en la segunda la escuela pública recién había sido trasladada a otro lugar.                                                                                                                                                        
Puesto que en cada comunidad existía habitualmente una casita junto a la capilla (casa ermita) destinada a las reuniones de los feligreses, existía la posibilidad de iniciar las clases en aquel espacio. La gente de ambas comunidades se entusiasmó bastante. Cuando comenzaron efectivamente con la preparación, la inspección escolar poco a poco empezó a poner más exigencias, por lo cual no todo resultó salir a la manera esperada. Se debía satisfacer a todas condiciones impuestas para poder optar por la subvención. También el personal educativo debía responder a todas las exigencias. Para poder dar clases en escuelas básicas, en aquel tiempo, era suficiente haber cumplido tres años de enseñanza media. Para Aguantao encontramos un exseminarista, que al terminar la enseñanza media había decidido no continuar su propósito. La profesora de El Rosario había cumplido con éxito la enseñanza media. Los colegios empezaron a funcionar con buenos resultados, pero la situación financiera siguió siendo demasiado precaria para poder continuar sin dificultades. Ambos colegios funcionaron por varios años. Después de un tiempo tuvieron que quedar cerrados, entre otros motivos, por el hecho de que los costos eran demasiado altos para la parroquia. La subvención estaba destinada para apoyo, pero fue insuficiente para iniciar un colegio y mantenerlo, puesto que debían ser cancelados los salarios del personal, por el hecho que la subvención llegaba recién al terminar el año escolar y además por el hecho de que, a causa de la inflación continua (La suma de dinero por recibir nunca fue reajustada), se recibió un dinero que solo por parte respondía a los gastos invertidos.
Al mismo tiempo en otras parroquias atendidos por nuestros padres también se dio comienzo a abrir colegios. En “Buen Consejo” se comenzó con un colegio para hombres. La casa parroquial era suficiente espacioso como residencia de los padres, de manera que una parte podía ser usado como colegio. Anteriormente fue construida una pequeña ala adicional, de modo que se obtuvo varias locales de clases. El P. Roberto Hollak tuvo la dirección y fue al mismo tiempo profesor. También se necesitaba personal laico, puesto que solo chilenos podían dar clases de idioma e historia. Este colegió funcionó durante varios años hasta que se hicieron cargo de ellos los Hermanos de la Inmaculada Concepción, cuya congregación fue fundada en de la ciudad de Maastricht, Holanda.
En Talca igualmente se comenzó con dos colegios. Uno junto a la misma parroquia y otro en la localidad de Los Sauces en el camino a San Clemente. Cuando los hermanos (incluso antes que comenzaron en Buen Consejo) aceptaron el primero de ambos colegios, le dieron una ampliación formidable.
También en la parroquia de Coquimbo se inició un colegio.    
                                                                     Cerca de la entrada de La Pampilla existía un terreno con una casa de campo espaciosa. Lo compraron y fue arreglada para servir de colegio. Aquí también, en un comienzo, los padres de la parroquia mismos dieron clases y asumieron la dirección. Después de haber funcionado por varios años, fueron las Hermanas de Santa Marta que tomaron a su cargo el colegio. 
 Abrir colegios tenían una finalidad pastoral. Desde el comienzo los padres estaban convencidos de   que colegios propios harían más eficiente su trabajo pastoral.  Pero por la razón de que nuestra congregación no era una institución educacional y que, por lo tanto, los padres no fueron formados para la educación, siempre fue difícil su realización. Los padres, en primer lugar, estaban destinados para el trabajo parroquial. Donde fuera posible, uno de los padres se dedicaba principalmente con el colegio, pero normalmente el aporte suyo quedó indispensable para el trabajo pastoral restante. Por medio de los colegios se pretendía tener a la juventud más al alcance, a fin de educarla con mayor facilidad en los valores religiosos. Al mismo tiempo existía una conciencia notable de atender con preferencia a los niños más pobres, que de otra manera quedarían privados de una educación escolar. Por el hecho de que no somos una congregación de educación, se buscó contacto con algunas congregaciones de este tipo en Holanda. A Talca y posteriormente a Santiago llegaron los Hermanos de Maastricht, que partiendo de colegios básicos existentes llegaron a constituir complejos educacionales imponentes.        
                                     
Más tarde, en el año 1960, llegaron a Buen Consejo las Hermanas de La Sagrada Familia (Lugar de origen: Baarlo, Holanda). Lo que en un primer momento había sido casa parroquial y colegio de hombres dirigido por los padres, y luego residencia de sacerdotes, casa de los hermanos y colegio de niños dirigido por los hermanos, ahora se convirtió en residencia de las hermanas y colegio para niñas. Bajo la dirección del párroco, el Padre Santiago Bos, en el año 1962 comenzó la construcción de un colegio extenso para las niñas.
A la parroquia de Santa Isabel de Hungría llegaron en los comienzos de los años1960, las Hermanas Franciscanas, originarias de la ciudad de Roosendaal, Holanda. Mientras que vivían en una casa de la población comenzaron ya a dar clases en unos locales pequeños. Al mismo tiempo   se comenzó, con el apoyo eficiente del Padre Simon de Jong, a la construcción del convento y de los colegios de enseñanza básica y media.
A la Parroquia de San José de Llanquihue llegaron las Hermanas de Schijndel (nombre de su ciudad de origen en Holanda). Bajo la dirección del párroco del momento, el P. Juan Reinders, se construyó con dineros facilitados por el Gobierno de los Países Bajos, una escuela técnica destinada para niñas de los pueblos de los alrededores. La residencia de las hermanas forma una unidad con el colegio. Fue el Padre Roberto Hollak a quien le correspondía la administración.
 Él se había dedicado a una misma tarea en Buen consejo y en Coquimbo y para este proyecto fue siempre un apoyo inestimable.
Los Hermanos de Maastricht, Las hermanas de la Sagrada Familia de Baarlo, Las Hermanas Franciscanas de Roosendaal y Las Hermanas de Schijndel fueron cuatro congregaciones que a petición de nuestra congregación llegaron a Chile.  Diferentes padres nuestros, por lo tanto, prestaron un gran aporte apostólico al motivar a otros institutos religiosos a establecerse en Chile.
En la parroquia del Carmen de Tocopilla llegaron Hermanas Norteamericanas. Más tarde, en la Parroquia de San Francisco las mismas hermanas más se hicieron cargo del colegio que nuestros padres ya habían iniciado. 

A Talca llegó la Congregación Italiana de las Hermanas de Santa Marta para establecerse en nuestra parroquia. En una fecha posterior también tomaron a su cargo nuestro colegio de la Parroquia de San Luís de Coquimbo.
Por intermedio del Obispo de Puerto Montt, llegó a Calbuco la Congregación italiana de Hijas de la Divina Providencia para comenzar con un colegio parroquial. El Obispo muchas veces lo había anunciado, pero por fin, en 1952, se convirtió en realidad. Una profesora jubilada, proveniente de la enseñanza pública, Amelia Ojeda de Ditzel, era dueña de un edificio alto y grande, que se encontraba en mal estado. La inspección escolar lo había declarado no apropiado en el tiempo en que anteriormente había funcionado como escuela pública para niñas. Este edificio nos fue regalado para repararlo y para instalar en él un colegio. Cuando estuvieron por llegar las hermanas, hicimos un esfuerzo extraordinario para arreglarlo. Preparamos algunas salas y una parte del edificio fue habilitado como residencia de las monjitas. Recibimos mucha cooperación por parte de la población, pero el cuidado financiero y el desarrollo de las obras de reparación quedaron por cuenta de los padres. Las hermanas fueron recibidas como de fiesta. Fue un desafío grande, puesto que, a su llegada, las hermanas aún tenían que aprender el idioma. Después de dos meses comenzaron las clases. En el primer año se contaba con dos cursos y cada año se agregaba uno más. Había un número más que suficiente de niñas: el primer curso sumaba 100 alumnas , el segundo año algo menos. De las seis hermanas dos se dedicaban al colegio básico. una en el kindergarten y una a la enseñanza de trabajos manuales para las a niñas mayores. Dos profesoras jubiladas ofrecieron a dar gratuitamente las clases que según las normas deberían ser conferidos por personas de nacionalidad chileno. Durante el primer año todo andaba a las mil maravillas. Cuando fue presentada la petición de subvención, se mencionó que ambas profesoras trabajaran gratuitamente. Inmediatamente llegó por parte de la Dirección Superior de Educación un documento diciendo que no se podía recibir ninguna subvención, si se trabajaba con personal sin sueldo, y que parecía que se trató de un intento de eludir las leyes del país. En el caso que no se pudiera cambiar esta situación no podía ser asignada subvención alguna. En la respuesta lo explicamos todo y prometimos solo contratar profesores salariadas. Aparentemente las autoridades quedaron satisfechas y un tiempo después recibimos el dinero. El contratar a gente asalariada no fue tarea fácil. Puesto que solo disponíamos de poco dinero, las profesoras debían conformarse con recibir mensualmente solamente  una parte de su salario, hasta que llegara la subvención y recibieran el saldo.                                                                                                                                            A fines del año las alumnas tenían que brindar un examen en presencia de una comisión de supervisión especialmente nombrada con un delegado de la educación pública. El delegado era un profesor de la escuela pública de Calbuco, en la cual no existía una opinión muy favorable acerca del colegio parroquial.  Aunque legalmente el delegado y la comisión entera solo escucha, mientras que el personal propio toma el examen, en una oportunidad el delegado tomó todo el asunto en manos propias y el mismo hacía las preguntas. Sin embargo, felizmente, no hubo consecuencias desfavorables: la escuela funcionaba bien.
Mientras que el colegio marchaba en buena forma, continuaron los trabajos de mejoramiento del   edificio del colegio. Se compró la casa continua para que se convirtiera en la residencia de las monjitas, de manera que todos los locales podían ser destinados para la enseñanza.  A lo largo, todo el trabajo escolar quedó en manos de las hermanas, pero la construcción, la administración financiera y las preocupaciones correspondientes quedaron a cargo de los padres de la parroquia. También bajo la conducción de los padres, posteriormente, se construyó un edificio totalmente nuevo. Aunque la escuela pronto se independizó, en Calbuco siempre se esperaba que los padres prestarían apoyo y a menudo socorrerían con  dinero.                                                                                                                                                                                              +++++++++++++++++++
Las primeras iniciativas para abrir un colegio parroquial normalmente partieron de los padres. Sin embargo, a penas que fuera posible, se entregaba la obra a las personas formadas para este fin. El trabajo principal de los padres en esto ha sido el inicio del proyecto. 
Cuando nuestros padres llegaron a la parroquia de Santa Rosa de Lima, ya existían un colegio básico y uno de la enseñanza media, que eran propiedad del Arzobispado de Santiago y estaba bajo la dirección de hermanos canadienses de la Congregación de los Hermanos del Sagrado Corazón.

En Puerto Octay, cuando nuestros padres aceptaron aquella parroquia, existió un pequeño colegió parroquial. Funcionaba en uno de los locales de la parroquia. En los alrededores de Puerto Octay vivían muchas familias de descendencia alemana. Estas familias se habían reunidas para fundar este colegio de enseñanza básica para sus hijos. Para atender a los gastos producidos por este establecimiento aquellas familias aportaron lo suyo en su totalidad.                   (trad. Gaspar)                                                                                                                                                                                                                                        

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home